• Guías de Compra

Guía del Comprador: Cómo Comprar un Auto Nuevo o Usado

By David Undercoffler | November 18, 2019

Tabla de contenido

  • Empieza Aqui
  • ¿Cuánto va a costarme?
  • What do you want?
  • Drive and don't drive
  • Time to drive a bargain
  • Getting your new car
  • Go drive!

Empieza Aqui

Primero que nada, toma un respiro profundo y recuerda que al final de todo esto, ¡tendrás un carro nuevo! O un carro usado que es nuevo para ti. O camioneta. O minivan. O crossover. Cualquiera que sea su forma, un carro nuevo es fantástico.

Y valdrá la pena el tiempo y energía que dediques en encontrar el carro perfecto, porque nos tienes a nosotros para ayudarte.

Para asegurarte que no sólo amarás tu vehículo nuevo pero que te sentirás bien acerca de cómo encontraste ese vehículo y cuánto pagaste por él, hemos desarrollado paso a paso una Guía del Comprador que funciona tanto para carros nuevos y usados.

Sigue estos pasos sencillos, respira profundamente si te estresas y recuerda que ¡esto valdrá la pena! Bien, aquí…vamos.


¿Cuánto va a costarme?

Para tener una idea de qué tipo de vehículo buscar, empieza por determinar lo que puedes costear. Este es un buen momento para ser honesto contigo mismo acerca de lo que puedes y deberías gastar en un vehículo nuevo para ti.

¿Cuánto debería presupuestar?
Hay un rango de presupuestos sugeridos sobre cuánto gastar en un carro, así que úsalos como pautas generales.

Generalmente, los expertos financieros recomiendan gastar entre 10 y 20 por ciento de tu ingreso mensual en tu vehículo. Algunos dicen que debería ser antes de impuestos mientras que otros dicen que calcules tu presupuesto basado en tu pago neto mensual. Otros sugieren que debes buscar un vehículo que cueste aproximadamente la mitad de tu sueldo neto anual.

Cuando estés calculando tu presupuesto para un vehículo nuevo para ti, recuerda tomar en cuenta dos costos adicionales mensuales que probablemente cambiarán de tu vehículo actual: seguro y combustible.

Seguro
El seguro se incrementará debido a que tu nuevo vehículo vale más que el que estás reemplazando. Dependiendo de tu nuevo vehículo, pudiera incrementarse mucho. Una regla general es, que entre más rápido, más raro y más emocionante sea manejar el carro, más costoso será asegurarlo. Por lo tanto, una minivan Chrysler Pacifica básica costará considerablemente menos asegurarla que un Porsche 911 Turbo S.

Es típico que los carros deportivos de gama alta con grandes motores sean los más costosos para asegurar. No sólo son costosos en primer lugar, sino que estadísticamente son más probables a accidentarse. Lo sentimos por los amantes de la velocidad, pero es cierto.

Sin importar lo que termines comprando, espera que venga con una factura de seguro más alta que lo que estás pagando ahora.

Tus costos de combustible pudieran cambiar también.
Como lo mencionamos a continuación, la EPA tiene una herramienta gratuita muy útil aquí que te permite buscar la economía de combustible de cualquier carro desde 1984. Úsala para comparar tu carro viejo con tu carro nuevo, o para comparar varios modelos que estés considerando.

¿De dónde viene el dinero?
Tristemente, los carros no son gratis. Necesitas pagar por ellos, y ya que probablemente sean la segunda cosa más costosa que comprarás (las casas son el No.1), necesitarás ayuda para encontrar el dinero.

Tienes dos opciones: arrendamiento o compra. Sin importar su fuente, altamente recomendamos que tengas resuelto tu financiamiento antes de poner un pie en un concesionario. Algunas veces un distribuidor puede ofrecerte mejores términos de financiamiento que en cualquier parte, pero muchas veces obtendrás mejores tasas de interés en otros lugares. Si vas a un concesionario y ya tienes resuelto el financiamiento, puedes compararlo con lo que te está ofreciendo el distribuidor.

Comprar
Si vas a comprar el carro, vas a necesitar financiar la compra.

Dependiendo del modelo o el momento del año, el fabricante de carros propiamente (no el distribuidor) pueda ofrecer términos de financiamiento geniales como tasas de interés entre 0% - básicamente dinero gratuito – y 1.9%. Esa es una opción inteligente.

También puedes verificar préstamos de vehículo en tu banco o cooperativa de ahorro y crédito que pueda tener mejores tasas de interés que un banco.

Estar pre aprobado para un préstamo pudiera también ser una buena idea para que sepas lo que puedes costear.

Recuerda que cuando estás intentando determinar cuánto gastar en un pago inicial, muchos expertos dicen que es inteligente presupuestar entre el 10 y el 20 por ciento del costo del vehículo.

Pero sin importar en donde obtengas tu préstamo se inteligente acerca de su duración. El precio promedio de los vehículos nuevos nunca ha sido tan alto (actualmente alrededor de $33,000), pero para costearlo cada vez más consumidores están adquiriendo préstamos de hasta 72 – 96 meses.

Esto puede terminar costándote mucho en intereses, y probablemente significa que deberás más del carro que lo que valdrá durante la duración del préstamo. Esto pudiera molestarte si el carro sufre de pérdida total o si estás forzado a venderlo por una razón imprevista. También significa que tu carro será viejo para cuando esté completamente pagado.

Arrendamiento
Si realmente quieres un carro que te evite un préstamo largo, considera el arrendamiento (leasing). Esto te rinde más para tu pago mensual, y la mayoría de arrendamientos son de 24 a 36 meses de duración así que no te mantienes estancada con un carro por un período largo de tiempo.

Esto también es muy útil si esperas que las necesidades de tu carro cambien en dos o tres años. Posiblemente estarás moviéndote a otra ciudad en ese tiempo, o estés planeando tener hijos, o tus hijos se estén mudando.

La desventaja de arrendar es que no puedes construir un patrimonio en un vehículo como lo hicieras si lo hubieras comprado. Es lo mismo como rentar una casa versus comprar una casa, cada cheque de la renta que haces no lo volverás a ver nunca.

Los arrendamientos también limitan el número de millas que puedes manejar anualmente y te cargan por cada milla que estés extralimitado (a pesar que puedes negociar esto al principio del arrendamiento si estás seguro que te sobre pasarás).

¿Cuándo es el mejor tiempo para comprar?
Hay buenos tiempos durante el año calendario para comprar un carro y tiempos no tan buenos. No todo el mundo tiene el control cuando ellos tienen que ir a comprar carro nuevamente: tu carro viejo toca fondo, se le da pérdida total o se vence tu arrendamiento.

Pero, si puedes controlar cuando comprar, hay algunos momentos en los que tendrás mejor suerte obteniendo un buen trato en un carro nuevo o usado por parte de un concesionario. Comprar en privado es generalmente lo mismo durante todo el año.

  • Al final del año del modelo. Esto es alrededor de agosto y septiembre. Es cuando los modelos de vehículos del corriente año están a punto de salir y los concesionarios están empezando a obtener los modelos del año siguiente. Es el momento cuando los concesionarios y los fabricantes de carros están sintiendo la presión de deshacerse de los modelos viejos mientras pueden.

  • Al final del año calendario. Todos hemos visto los comerciales durante las fiestas: un esposo o esposa lleva a su pareja a un camino de entrada cubierto de nieve donde hay un auto nuevo con un gran lazo rojo en él. Si bien ese escenario puede ser exagerado, la noción de obtener un carro nuevo en ese momento no lo es. Al final del año calendario los concesionarios y los fabricantes de autos están dispuestos a deshacerse de todo lo que puedan para poder obtener el mejor año de ventas posible. Y esos modelos del 2018 que no fueron vendidos en agosto y septiembre están realmente poniendo nerviosos a los distribuidores; tan pronto como llegue el año nuevo los autos serán viejos, y ningún distribuidor querrá entonces quedarse con ellos.

  • Black Friday y fines de semana largos. De nuevo con los anuncios… todos hemos visto concesionarios gritando en la televisión acerca de las ofertas que están teniendo para INSERTAR FERIADO AQUÍ. Pero hay una verdad en lo que están diciendo; no estarían gastando dinero en los anuncios en primer lugar si ellos no quisieran vender algunos carros. Los fabricantes de autos se involucran en esto también y a menudo ofrecen ofertas de financiamiento a tasas bajas u ofertas de arrendamiento.

  • ¿No un buen momento? La primavera no es cuando quisieras comprar un carro. Muchas personas tienen cheques de devolución de impuestos y buscan gastarlo, y las concesionarias y los fabricantes de autos saben esto así que están menos dispuestos a ofrecer ofertas. Adicionalmente, la primavera está en medio de grandes feriados como el Día del Presidente y luego el Día de la Conmemoración que son tradicionalmente buenos tiempos de ofertas.


Buyers Guide Search

¿Qué quieres?

Antes que siquiera entres en un concesionario, tómate algún tiempo – y haz una búsqueda en línea – sobre lo que quieres. El piso del concesionario no es el lugar para empezar a decidirte en términos de tipo de vehículo, tu presupuesto, las características que quieres, color, marca o modelo.

Para comenzar, piensa acerca de cómo vas a usar el vehículo.

No como pudieras usarlo, sino cómo, a diario, vas realmente a usarlo. Porque tenemos grandes carreteras abiertas y relativamente combustible barato, los americanos estamos acostumbrados a comprar el vehículo más grande, más capaz que sea posible.

Muchas personas asumen que necesitan un vehículo que va a satisfacer cada necesidad que pudieran encontrar en los cinco años que lo posean. “Iré a esquiar dos veces en 5 años por lo que definitivamente necesito uno con tracción en las cuatro llantas” esto no hace sentido para los otros 1,821 días que tendrás el vehículo si estás manejando en Los Angeles.

También piensa en cuánto tiempo piensas quedarte con el vehículo. ¿Cómo pudiera cambiar tu vida en ese tiempo? Este no es el tiempo de comprar un cupé sexy de dos puertas si planeas tener un bebé pronto.

Si eres honesto contigo mismo ahora acerca de cómo usarás el vehículo, te ahorrarás el tiempo, dinero y complicaciones de necesitar comprar otro carro en el futuro.

También es bueno preguntar y ver lo que les gusta a tus amistades y familiares. No necesariamente por un modelo o marca en específico – aunque eso es ciertamente útil – sino que pregunta qué tipo de vehículo tienen y ve si pudiera encajar con tu estilo de vida.

¿Nuevo versus usado versus usados certificados?
Para cada persona que dice que los carros nuevos pierden una gran cantidad de su valor en el mismo minuto que salen del concesionario, hay otra persona que dice que cuando compras un carro usado, estás sólo comprando los problemas de alguien más.

Así que, ¿quién está en lo correcto?

Como pudieras imaginar, hay ventajas y desventajas para cada caso. Escucha los nuestros:

Ventajas de comprar nuevo

  • Lo último en seguridad y tecnología. La tecnología dentro de los carros hoy en día está avanzando tan rápidamente como avanza en tu teléfono inteligente. Así que, si quieres lo último en seguridad y/o tecnología como vehículos autónomos de bajo nivel con piloto automático adaptable, detección de peatones, estacionamiento automático o conectividad a tu teléfono, los carros nuevos ofrecerán lo que los carros usados – aún los que sólo tienen un par de años – no pueden igualar.

  • Es más fácil y menos estresante. Obviamente un carro nuevo no ha tenido ningún dueño previo por el que tengas que preocuparte. La garantía es nueva para el carro, por lo que no tienes que mandarlo a revisar por un tercero o preocuparte que ha sido abusado en su vida pasada, aún si se ve y se maneja bien.

  • Estilo. Los fabricantes de auto cambian deliberadamente el estilo y las características de todos sus vehículos cada varios años. Esto es porque ha habido avances genuinos en seguridad, eficiencia, comodidad y tecnología. Pero algunos es pura vanidad; ellos saben que hay muchas personas a las que les gusta saber que tienen la última versión de cualquier vehículo. Esta es la razón principal por la que algunas personas únicamente consideran vehículos nuevos; ellos sólo quieren lo último.

  • Son más eficientes. Ningún carro se hace más eficiente a medida se hace viejo. Así que, si estás realmente preocupado por la eficiencia de un vehículo, comprar algo nuevo asegura que estarás obteniendo el vehículo más ecológico y limpio posible.

  • Es más fácil de pagarlo. Ya sea arrendamiento o compra, es generalmente más fácil obtener préstamos para un carro nuevo que para un carro usado. Muchos bancos ni siquiera ofrecen préstamos de vehículo para carros que están por encima de cierta edad. Y los concesionarios de carros nuevos y los mismos fabricantes de carros muchas veces tienen buenas ofertas de arrendamiento o de financiamiento a tasas bajas en carros nuevos para alejar a los compradores de los lotes de carros usados y atraerlos hacia los lotes de carros nuevos.

Ventajas de comprar un carro usado

  • Es una decisión financiera inteligente. Todavía no se puede evitar el hecho de que hace mayor sentido financiero comprar usado versus nuevo. Los compradores de carros usados no son golpeados por la depreciación que cada carro nuevo enfrenta instantáneamente cuando es manejado fuera del lote. El seguro es más barato si el carro es menos costoso para repararlo o reemplazarlo

  • Más carro por tu $. Digamos que tienes un presupuesto de $30,000 para un vehículo y que quieres un crossover compacto. Con eso te pudieras comprar un Honda CR-V nuevo y bien equipado. O pudieras irte por la ruta de los usados y comprarte un Acura RDX de 2 años de antigüedad con 20,000 millas por el mismo precio. ¡Más lujo por el mismo dinero! O pudieras comprar un Honda Pilot usado (el tamaño que le sigue al CR-V) por el mismo dinero. ¡Más dinero por el mismo dinero!

  • La confiabilidad no es un problema como parecía ser. Comprar un carro nuevo ya no es la única manera de asegurarte que estás obteniendo un carro libre de problemas. Si, el mantenimiento es aún importante en cualquier carro, pero un carro con 50,000 millas hoy en día aún tiene bastante millaje libre de problemas por delante.

Otros recursos
Bien, así que ya has determinado tu presupuesto, cómo vas a pagarlo y cómo te sientes en relación a lo nuevo versus usado. Ahora realiza algunas investigaciones sobre los vehículos. A continuación, hay algunas áreas comunes que son importantes para las personas y dónde encontrar la información que estás buscando.

Confiabilidad

  • JD Power: JD Power rastrea la satisfacción de los propietarios de vehículos y la confiabilidad del vehículo y realiza múltiples encuestas cada año que clasifican la confiabilidad y la calidad de los fabricantes de autos y modelos específico. Esto te puede dar una excelente idea de cómo las personas se sienten acerca de sus carros y marcas y los problemas que han encontrado.

  • Consumer Reports: Adicionalmente a revisar los carros nuevos como lo hacemos en Autolist, los reportes del consumidor también monitorean de cerca la confiabilidad de los vehículos a través de una encuesta enviada a miles de sus lectores. Como la encuesta del JD Power, esta es una excelente manera de buscar la confiabilidad de vehículos usados, procedente directamente de propietarios de vehículos como usted.

  • CarFax: Una vez que estás listo para comprar un carro usado específico, utiliza CarFax para verificar la historia específica de ese vehículo. Este es un paso crítico para conocer la historia completa del vehículo en el que estás interesado. Un reporte de CarFax te mostrará su historia completa de mantenimiento, accidentes y reparaciones, así como verificación del odómetro, estatus de retiro e incluso si las bolsas de aire han sido activadas. Para utilizar esta página web, necesitas el número de identificación del vehículo (usualmente de 17 dígitos de longitud y se encuentra en donde el parabrisas y el tablero se encuentran enfrente del conductor), así que si un vendedor se rehúsa a dártelo después que has dejado claro que tratabas de comprar un vehículo, eso pudiera ser una señal de alarma.

Seguridad

  • Pruebas de colisión y calificaciones de seguridad: hay dos grandes fuentes (y ¡gratuitas!) para la información de la prueba de accidentes y clasificaciones de seguridad imparciales de casi cada carro en el mercado. Están la Administración Nacional para la Seguridad Vial (NHTSA, por sus siglas en inglés) y el Instituto para Seguridad en Carreteras (IIHS, por sus siglas en inglés).

  • Retiros: Verifica los retiros abiertos en un modelo que estés interesado o en el sitio web de la NHTSA aquí. También puedes utilizar este sitio para buscar por un vehículo específico si tienes su VIN.

Economía de combustible

  • fueleconomy.gov tiene las calificaciones de la EPA para casi todos los vehículos que quieras buscar – nuevos o usados. Puedes comparar varios modelos y años de modelo también. Este sitio muchas veces compara estas calificaciones oficiales y estiman lo que obtienen los propietarios de ese modelo específico.

Sólo porque un vehículo está clasificado en cierta economía de combustible (digamos 24 mpg en la ciudad y 31 en la carretea), no quiere decir que realmente verás esas figuras. Los fabricantes de autos prueban la economía de combustible de sus vehículos en un laboratorio controlado que no es tan preciso en el mundo real como creerías.

Adicionalmente, con el incremento de los motores turbocargados a través de la industria, se está haciendo más común que un vehículo con ese tipo de motor obtenga una economía de combustible menor en el mundo real, lo que haría que el usuario sometería información particularmente útil. Esto es porque los fabricantes de autos saben que los motores turbocargados son eficientes en los laboratorios de prueba, pero lo son menos cuando las personas reales los manejan en el mundo real.

Así que ¿Cuál es la economía del combustible?
La EPA dice que la economía de combustible en un vehículo de 2018 es 27 mpg combinado.

Así que, si estás buscando un carro más pequeño, no híbrido, deberías esperar algo un poco más alto – como por encima de los 40 mpg combinado.

Los carros híbridos como Toyota Prius pueden fácilmente sobrepasar las 50 mpg combinado.

Los sedanes de tamaño medio y los crossovers deberían estar en los 20s y a la mitad de los 30s en millaje combinado.

Los crossovers más grandes y las minivans tendrán promedios de economía de combustible combinada en los rangos inferior y medio de las 20s mpg.

Si estás buscando un vehículo eléctrico o un vehículo híbrido de enchufe (el cual es un motor de gas y un motor eléctrico), te darás cuenta que la EPA tiene una nueva clasificación MPGe. Lo que realmente significa puede ser confuso para el consumidor promedio, aunque puede ser útil al comparar la eficiencia de un híbrido de enchufe con otro.

Pero, generalmente si estás buscando un vehículo híbrido de enchufe o un vehículo eléctrico, querrás saber su alcance completamente eléctrico, o el tiempo que le toma recargar una batería muerta en un enchufe de 240v (como la que usa tu secadora) y cuántas millas de alcance puedes obtener en una carga rápida de 30 minutos.


Manejar y No Manejar
Bien, has hecho tu tarea, ahora viene la parte divertida: ¡Maneja lo que te gusta!

Encontrar un distribuidor
Usa una página como Yelp o Google o el sitio web propio de un fabricante de carros para ver donde están ubicadas los concesionarios en tu área. Revisa las reseñas en línea de ellos, pero como con cualquier reseña en línea, toma todo (bueno y malo) con cautela. También, pregunta entre amigos, familia y colegas de trabajo para ver quién ha tenido una buena experiencia con cual concesionario o vendedor.

La ventaja de concesionarios grandes es que tienen más inventario y por lo tanto una mejor oportunidad de tener el modelo exacto, color y acabados que buscas.

Los concesionarios más grandes pueden también ofrecer mejores ofertas (algunas veces) ya que están alcanzando más fácilmente los objetivos de ventas establecidos por los fabricantes de autos que generan bonos para el concesionario y los vendedores.

Las tiendas más grandes también están pagando menos es gastos generales (por vehículo), en teoría los ahorros pueden pasar al cliente.

Finalmente, las tiendas más grandes pueden también ofrecer mejores tasas de interés de los bancos debido a su tamaño
Pero tiendas más pequeñas pueden muchas veces ofrecer atención personalizada la cual puede ser importante si estás viviendo en esa área por el momento y hay una buena oportunidad que regresarás a ese concesionario en el futuro para tu próximo carro.

También recuerda que, aunque no deberías ir al concesionario para los cambios de aceite (ya que en un lugar como JiffyLube o Valvoline es menos costoso), necesitarás ir al concesionario para cualquier reparación de garantía o intervalos de servicio. Así que mantén esto en mente si compras de un concesionario que esté a cualquier distancia de tu casa u oficina.

No necesitas pedir una cita para la prueba de manejo de un vehículo, aunque puede ser una buena forma de establecer una relación con un vendedor en lugar de sólo trabajar con cualquiera que esté disponible cuando te aparezcas.

La prueba de manejo:
El tiempo útil que te sientes en el automóvil es absolutamente crítico. Así que si la persona que está vendiendo el vehículo o el vendedor no te deja manejarlo en una prueba de manejo significativa en caminos públicos (20 – 30 minutos por lo menos), aléjate. Estás a punto de gastar miles de dólares en este vehículo así que es razonable tener la expectativa de tener primero este tiempo.

También pueda ser el primer carro nuevo (para ti) que has manejado en un rato. Así que lo primero que percibes pudiera sentirse genial simplemente porque es nuevo. Pero asegúrate de manejar los modelos que compiten para realmente obtener una sensación de qué es lo que deberías esperar. El peor carro nuevo en el mercado pudiera aún manejarse mejor que lo que estás acostumbrado, pero eso no quiere decir que vale la pena comprarlo.

Porque hay mucho que deberás aprender acerca de ese carro, divídelo en dos partes: manéjalo para ver si te gusta su desempeño en la carretera, luego parquéalo para verificar sus otras características.

Manejar

  • Manéjalo en las calles. Maneja cómo normalmente manejarías tu carro actual. Para, sigue, cambia carriles, intégrate; ten una sensación del vehículo a velocidades inferiores. Dirígete a un camino difícil o un túmulo o bache para ver si hay vibraciones significativas o ruidos que sean una preocupación. Acelera y frena fuerte para ver lo que se siente (quizás deberías advertir primero al vendedor).

  • Maneja en una autopista, autopista o calle en donde puedas de manera segura alcanzar velocidades de autopista. No sólo esto te da una sensación de cómo el carro se conduce con velocidad, pero también puede revelar temblores, vibraciones y ruidos que pudieras obviar a velocidades inferiores. Usa este tiempo para verificar tus puntos ciegos también mientras cambias carriles. De nuevo, acelera en la rampa de entrada para ver cómo se siente el carro.

  • Estacionar. ¿Hay una cámara retrovisora, sensores de parqueo, un punto ciego enorme que causa que te topes con un árbol o te subas a la acera? Estaciona el carro paralelamente y gíralo en un giro en K al menos una vez para ver cómo se siente. Maniobra entrando y saliendo de un estacionamiento estrecho…estarás haciendo esto mucho una vez que lo poseas.

No manejes
Casi tan importante en cómo se maneja el vehículo es como hace todas las otras cosas que van más allá de manejarse. Algunos carros nuevos hoy están obteniendo reseñas pobres de sus propietarios porque sólo descubren que odian los asientos o el control del estéreo después que han comprado el carro.

Así que, una vez que te hayas estacionado, insiste en sentarte en el asiento del conductor y los asientos traseros y tómate 10-20 minutos para revisar lo siguiente. Si esto presenta señales de alarma o simplemente no te hacen sentirte cómodo con el carro, reconsidéralo.

  • ¿Cómo conectas tu teléfono?
  • ¿Cómo haces una llamada telefónica?
  • ¿Cómo pones un destino en el sistema de navegación?
  • ¿Es el sistema de navegación más útil que el de tu teléfono o pudieras ahorrarte dinero y comprar uno sin pagar adicionalmente por la navegación?
  • ¿Cómo encuentras tu estación de radio favorita en el estéreo o tu canción favorita en tu teléfono?
  • Algunos carros nuevos está usando botones sensibles al contacto o paneles táctiles para cosas como el volumen del estéreo. ¿Qué tan fácil es usar estas características?
  • ¿Cómo configuras con tus preferencias el sistema de infoentretenimiento en el tablero?
  • ¿Cómo configuras la pantalla (si hay una) en el panel de instrumentos?
  • ¿Hay algún lugar fácil en donde poner cosas como una cartera, bebidas, laptop, lentes de sol y teléfono?
  • ¿Los asientos son cómodos?
  • ¿Qué tan fácil es ajustarlos?
  • ¿Hay suficiente espacio en los asientos traseros para lo que necesitarás? (no te olvides de realmente sentarte en ellos…, en Autolist lo hacemos para cada vehículo que revisamos, a pesar de las miradas extrañas de nuestros vecinos.
  • ¿Los asientos traseros son plegables? Si es así, ¿en dónde está la palanca…en el baúl o atrás de los asientos?
  • En los minivans y crossovers con tres filas de asientos: ¿Cómo se pliegan los asientos de en medio de una forma completamente plana y se desmontan? ¿Qué tal la tercera fila de asientos? ¿Los asientos son desmontables?
  • ¿Qué tan fácil es poner (y quitar) un asiento de niño?
  • ¿Dónde está la apertura para el baúl y la apertura para la puerta del combustible?
  • ¿Tiene el carro una llanta de repuesto? ¿En dónde está (debajo del carro, debajo del piso del baúl)? Si no tiene, ¿tiene un set de reparación?
  • ¿Hay puertos de USB para cargar tu teléfono? ¿Dónde?
  • ¿Cómo enciendes/ apagas las luces? ¿Hay alguna función automática?
  • ¿Cómo funcionan los limpia parabrisas?
  • ¿Cómo ajustas los espejos?

Has terminado el manejo
Luego que has terminado la prueba de manejo (y la prueba de no manejo), obtén una cotización de tu concesionario. Asegúrate que el precio es específico al modelo exacto y al VIN que quieres y que es el precio total que incluye todos los impuestos y cargos. Obtenlo por escrito con todos estos detalles.

Diles que estás buscando por su oferta final, la de “tómalo o déjalo” que es exactamente lo que te costará para llevártelo, y que estarás comparando precios en el mercado.

Obtén la información de contacto del vendedor y agradécele por su tiempo – recuerda, la mayoría de concesionarios son honestos, son vendedores que trabajan duro para ganarse la vida. Los inteligentes se darán cuenta que eres un comprador ahorrador que ha terminado su tarea y ellos serán directos con el precio que pueden y no pueden aceptar por un vehículo.

Finalmente, no importa que tan bien pueda ser su oferta, vete a casa y consúltalo con la almohada.

Si tienes el tiempo, puedes visitar otros concesionarios para continuar una prueba de manejo, específicamente si quieres comparar marcas.

Pero si has encontrado el modelo, acabado y características que quieres, el resto de las negociaciones pueden y deberían hacerse desde casa.


Buyers Guide Negotiation

Es hora de conducir una ganga:

Esta es la parte de comprar un carro que las personas más odian: quieres asegurarte que estás obteniendo un buen trato y que no se están aprovechando de ti, pero también es incómodo preguntar por lo que quieres del vendedor o distribuidor. ¡Lo entendemos!

Sólo recuerda: al final de todo esto, tendrás un nuevo vehículo. Eso es increíble. Afortunadamente, también eres listo así que sabes tres secretos que otros compradores olvidan:

  • El vendedor quiere vender el vehículo. Tienes el poder en esta situación para alejarte en cualquier momento.
  • ¡Ten confianza! Estás haciendo tu investigación así que sabes no sólo el vehículo que quieres sino también lo que deberías pagar por ese vehículo. Sólo asegúrate que tomas esta decisión a tu propio ritmo, sin la presión del vendedor.
  • Este no es el único vehículo a la venta en el planeta. De hecho, lo más probable es que haya miles justo como ese. Así que, si no eres capaz de obtener un precio justo por ese específicamente, encontrarás otro como ese por tu precio en alguna otra parte.

Recopilación de ofertas competidoras
Ahora que sabes lo que quieres, puedes recopilar las ofertas competidoras de los concesionarios. Llama o envía correos electrónicos al gerente de ventas y diles el modelo exacto y nivel de acabado que buscas y que tienes una oferta por él al precio real que el concesionario original te cotizó. Mira si pueden mejorarla.

Cuando compares las ofertas de los distribuidores en tu área, hay algunas cosas que debes tener en cuenta.

  • La oferta es por un vehículo en específico que un distribuidor tiene actualmente disponible.

  • La oferta es por la misma marca y modelo con el mismo nivel de acabado, millaje y año que el vehículo que originalmente encontraste. (Algunas veces los fabricantes de autos hacen cambios significativos al motor o a la transmisión de un año al siguiente pero el interior y el exterior del vehículo se mira igual como se veía anteriormente. Así que haz tu investigación si recibes una cotización por un modelo de año diferente). Y los diferentes niveles de acabado en el mismo modelo del carro pueden añadir miles de dólares al precio, así que asegúrate que estás obteniendo las cotizaciones por el mismo nivel de acabado (un Honda Accord LX pueda verse igual que un Honda Accord EX-L 2.0, pero el LX costará muchos miles de dólares menos).

  • La oferta competidora debería incluir todos los impuestos y cargos, como tu oferta original, para que sea una comparación de manzanas con manzanas.

  • Ninguna de las ofertas — tu original, en línea u oferta de comparación — depende de los elementos adicionales que añades como garantías extras, protección de llantas o de pintura, desempeño, recubrimientos o accesorios posventa como alfombras o sistemas de alarmas. No necesitas ninguno de estos elementos, así que sonríe y recházalos amablemente, sin importar las historias de horror que puedas escuchar.

Negociando
Después que hayas recopilado varias ofertas, puedes negociar. Ya sea con el primer concesionario que visitaste o el último o un concesionario que ni siquiera visitaste pero que tiene el modelo que estás buscando, ahora tienes un sentido del tipo de carro que quieres, lo que puedes costear y aproximadamente lo que va a costarte. Ahora es tiempo de regatear.

  • Recuerda que el precio sugerido de mercado en la calcomanía de la ventana del carro generalmente No es un punto de inicio útil para negociar un precio. En su lugar, utiliza la factura del distribuidor como un punto de inicio. Espera gastar esa cantidad o un poco más.

  • Algunos distribuidores utilizarán un precio de “factura de distribuidor” como lo más bajo que pueden llegar y quizá incluso escuches que “perderé dinero si me bajo más”. Recuerda que ese nunca es el caso; los concesionarios y vendedores reciben bonificaciones y beneficios de los fabricantes de carros por cada carro que venden, así que aún si parece que van a perder dinero al venderte el carro a cierto precio, no es así.

  • Aunque sepas tu pago mensual objetivo, no les digas a los distribuidores cuál es, negocia el precio total del carro en su lugar. Si negocias un pago mensual con el distribuidor, algunas veces pueden jugar con tu valor de recompra o los términos de tu financiamiento para darte un pago mensual que se vea bien pero que te haga pagar más intereses por un período de préstamo más largo.

  • Sé razonable; cuando estés negociando un trato entre múltiples vendedores, no esperes una diferencia de $1,000 por un carro de $15,000. Si hay una diferencia tan alta, entonces los dos modelos no son iguales.

  • Está listo para retirarte. Recuerda que muy probablemente tengas más de una opción de donde comprar un carro, así que no olvides que, si no estás cómodo con el trato, siempre puedes retirarte. Pudieras muy bien escuchar nuevamente de ese distribuidor uno o dos días después y repentinamente estén dispuestos a hacer el trato que quieres.

  • Deja hablar al distribuidor. No estás obligado a compartir ninguna información con ellos que no quieras (incluyendo tu número de seguridad social). Concéntrate en negociar sólo el precio por el nuevo carro y no menciones pagos mensuales, el valor de recompra o adónde estarás obteniendo el financiamiento. Al concentrarte solamente en el precio del carro, evita que el distribuidor quiera hacer más ganancia de otro tipo de negociaciones. Indica tu precio y deja que el distribuidor llene el vacío…muchas veces lo harán.

  • Algunos cargos e impuestos no pueden ser negociados. El impuesto sobre la venta, cargos por envío y los cargos por matrícula están fuera del control del distribuidor, así que no los presiones con esto. Sin embargo, algunos distribuidores intentarán incluir cargos como mercadeo, documentación o cargos generales de la distribuidora. Mantente atento con estos.

¿Garantía?
En los carros nuevos, sólo di que no y evita la tentación de pagar dinero extra por una garantía extendida. Hoy los carros nuevos están no sólo bien fabricados, sino que también vienen con una garantía del fabricante de carros que debería cubrir cualquier problema que pudieras tener con el carro.

Si estás comprando usado, es un poco más incierto. Consumer Reports encuestó a los usuarios y encontró que sólo la mitad de las personas que compraron una garantía de carro usado realmente la usaron en los últimos cinco años.
Y los que lo hicieron terminaron gastando más en la garantía que en lo que hubieran gastado en las reparaciones que estaban cubiertas.

Por lo tanto, muchas veces es mejor omitir la garantía y en su lugar apartar una cantidad de dinero en caso de una reparación. Particularmente si la garantía tiene algún tipo de deducible.

Lee en nuestra sección de confiabilidad anteriormente en esta guía, para que veas cómo el carro en el que estás interesado se supera. Si es un modelo poco confiable o si la tranquilidad que conlleva una garantía vale la pena para ti, entonces pueda ser una buena idea.

Oferta Final
Una vez que tengas una oferta final con la que estés contento, obtén todo por escrito, incluyendo que le precio incluye o no incluye elementos adicionales y garantías. De nuevo, asegúrate que es para el carro específico que quieres…con su VIN.


¡Obtener tu carro nuevo!

Ahora que tienes una oferta que sientes que es razonable – ya sea por parte de un concesionario competidor o tu vendedor original – estás listo para cerrar el trato.

En estos días, mucho del papeleo puede hacerse ya sea en línea o el distribuidor pueden enviártelo por correo electrónico. Intenta obtener lo más que puedas del trato desde la comodidad de tu casa para que todo lo que tengas que hacer en el concesionario sea firmar.

Mira la oferta final para asegurarte que se lo que estabas esperando, incluyendo los detalles de precio nuevamente, los detalles de la garantía (si es transferible, lo que está cubierto y cuál es el deducible) y cualquier acuerdo de financiamiento como duración del préstamo o tasa de interés.

Una vez que estés listo para firmar, agenda una cita para llegar al concesionario (o algunas veces el distribuidor te llevará el carro con el papeleo final para que lo firmes).


¡Ve a manejar!

Buyers Guide End